Con una producción de más de 80 millones de toneladas anuales en todo el mundo, el polietileno es uno de los plásticos más comunes, el cual tiene gran aceptación por sus diversas aplicaciones.

Tiene características como resistencia química, falta de olor, no es tóxico, y poca permeabilidad para el vapor de agua, así como excelentes propiedades eléctricas y ligereza de peso.

Una de sus primeras aplicaciones fue su funcionamiento como aislante en los cables submarinos y otras formas de recubrimiento de conductores.

Actualmente el polietileno se aplica en:


  • Tuberías
  • Fibras
  • Películas
  • Aislamiento eléctrico
  • Revestimientos
  • Envases
  • Utensilios caseros
  • Aparatos quirúrgicos
  • Juguetes
  • Artículos de fantasía y más

El polietileno también es común en instalaciones químicas, en las cuales se necesita resistencia a los productos químicos. La película de polietileno se ha usado para construir pisos resistentes a los ácidos.

Artículo creado con información de Textos Científicos.com